Servicios Agropecuarios de la Costa S.A. de C.V.

Características del suelo arcilloso

El suelo arcilloso a menudo es llamado “suelo pesado”. En la agricultura en el suelo arcilloso puede presentar un gran desafío principalmente debido al pobre drenaje del suelo. El suelo arcilloso también tiende a compactarse y deshacerse en terrones cuando se lo cultiva, pisa o trabaja cuando está húmedo.

Los expertos de Grupo SACSA saben que el suelo arcilloso que se compacta demasiado puede requerir un largo tiempo para restaurarlo a una buena estructura de suelo, pues la calidad húmeda inherente del suelo arcilloso requiere la adición de grandes cantidades de materia orgánica tal como materiales de plantas verdes, excrementos de animales, moho de hojas y compost para mejorar su estructura.

Características físicas

Contrariamente al suelo arenoso, el arcilloso tiene partículas muy pequeñas con minúsculos espacios de poros o microporos. Dado que hay más espacios porosos, el arcilloso tiene un espacio total poroso general mayor que el del suelo arenoso, debido a lo cual el suelo absorbe y retiene más agua. Esto hace que esté mal aireado y el drenaje sea pobre. Incluso cuando el suelo se seca, la textura fina de sus partículas hace que se unan o formen terrones. Esto hace que sea muy difícil de trabajar, por lo tanto el término “suelo pesado”. El término “pesado” o “liviano” se refiere al nivel de facilidad con el que puede ser trabajado y no indica su peso.

Variación de temperatura

Dado el drenaje pobre en el arcilloso, el suelo permanece saturado mucho después de la primavera y luego de grandes lluvias. Cuando esto sucede, las raíces de las plantas se ven desprovistas de oxígeno, lo que afecta directamente a su salud. Dado que el suelo es lento para entibiarse, retarda la plantación de plantas, semillas o vegetales en el momento adecuado durante la primavera. Esto reduce la temporada de crecimiento y es especialmente problemático en las áreas frías con temporadas de cultivo ya de por sí cortas.

Propiedad de expansión y contracción

Dado que los suelos arcillosos tienen una alta capacidad de retención de agua, son proclives a alternar la contracción y la expansión en los inviernos cuando la tierra sufre a causa del frío. Esta expansión y contracción crea “agitaciones” por las cuales las plantas se ven expulsadas del suelo, a menudo en detrimento de las raíces. Cuando el suelo arcilloso se seca, forma una corteza y se resquebraja, inhibiendo la penetración de las raíces y que emerjan los brotes. El resquebrajamiento del suelo daña las raíces y otras partes de las plantas.

Grupo SACSA sabe lo importante que es para usted amigo agricultor el buen uso y cuidado de su suelo, por ello permítanos poner a su disposición a nuestros asesores técnicos y poder con ello contar con un suelo de calidad, comuníquese con nosotros llamando al teléfono (672) 727 1221 o visitando nuestras instalaciones en Carretera. J. Aldama No. 1620 Poniente en Navolato, Sinaloa, México.

Los comentarios están cerrados.